Organización de Cooperación Islámica

La Cumbre Árabe-Islámica condena la agresión contra la Franja de Gaza y exige al Consejo de Seguridad que adopte una resolución vinculante que obligue a detenerla

Riad (UNA/WAFA) - La extraordinaria cumbre conjunta árabe-islámica, celebrada hoy sábado en la capital saudí, Riad, pidió al Consejo de Seguridad que adopte una decisión decisiva y vinculante que imponga el cese de la agresión israelí, frene la autoridad de ocupación, y considera que no hacerlo es una complicidad que permite a Israel continuar con su agresión.

En su declaración final, que fue leída por el ministro saudí de Asuntos Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan, en una rueda de prensa conjunta con el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, y el secretario general de la Organización de Cooperación Islámica, Hussein Ibrahim. Taha, la Cumbre Árabe Islámica condenó la agresión israelí contra la Franja de Gaza, los crímenes de guerra y las masacres bárbaras y la inhumanidad cometida por el gobierno de ocupación colonial durante ese período, y se negó a caracterizar esta guerra de represalia como autodefensa o justificarla bajo cualquier pretexto.

Destacó la necesidad de romper el asedio a Gaza e imponer la entrada inmediata de convoyes de ayuda humanitaria árabe, islámica e internacional, incluidos alimentos, medicinas y combustible, y pidió a las organizaciones internacionales que participen en este proceso, y enfatizó la necesidad de que estas organizaciones entrar en la Franja y proteger a sus tripulaciones.

Pidió a todos los países que dejen de exportar armas y municiones a las autoridades de ocupación, que son utilizadas por su ejército y colonos terroristas para matar al pueblo palestino y destruir sus hogares, hospitales, escuelas, mezquitas, iglesias y todas sus capacidades..

La cumbre también pidió al Consejo de Seguridad que adopte una decisión inmediata condenando la bárbara destrucción de hospitales en la Franja de Gaza por parte de Israel, impidiendo la entrada de medicamentos, alimentos y combustible en ella, y las autoridades de ocupación cortando la electricidad, el suministro de agua y los servicios básicos allí. , incluidos los servicios de comunicación e Internet, como castigo colectivo que representa un crimen de guerra según el derecho internacional, y la necesidad de imponer la resolución a Israel, como potencia ocupante.

La cumbre pidió al Fiscal de la Corte Penal Internacional que complete la investigación sobre los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos por Israel contra el pueblo palestino en todos los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén Oriental.

La cumbre encargó a las secretarías generales de la organización y de la Liga establecer dos unidades de seguimiento jurídico especializadas para documentar los crímenes israelíes cometidos en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre de 2023, y preparar alegatos judiciales sobre todas las violaciones del derecho internacional y del derecho internacional humanitario. cometidos por Israel contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y el resto de los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén Oriental.

Afirmó su apoyo a las iniciativas jurídicas y políticas del Estado de Palestina para responsabilizar a los funcionarios de las autoridades de ocupación por sus crímenes contra el pueblo palestino, incluido el proceso de opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia, y para permitir que el comité de investigación establecido por la decisión del Consejo de Derechos Humanos de investigar estos crímenes y no obstaculizarlos..

Destacó su rechazo total y absoluto y su respuesta colectiva a cualquier intento de traslado forzoso, desplazamiento forzado, exilio o deportación individual o colectiva del pueblo palestino, ya sea dentro de la Franja de Gaza o Cisjordania, incluida Jerusalén, o fuera de su territorio a cualquier cualquier otro destino, considerándolo una línea roja y un crimen de guerra..

La Cumbre Árabe Islámica afirmó que la Organización de Liberación de Palestina es el único representante legítimo del pueblo palestino y pidió a las facciones y fuerzas palestinas que se unan bajo su paraguas y que todos asuman sus responsabilidades a la luz de una asociación nacional encabezada por el organización.

También afirmó la adhesión a la paz como una opción estratégica para poner fin a la ocupación israelí y resolver el conflicto árabe-israelí de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones internacionales pertinentes sobre legitimidad, y enfatizó la adhesión a la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 con todos sus elementos y prioridades, y que la condición previa para la paz con Israel y el establecimiento de relaciones normales con él es poner fin a su ocupación de todas las tierras, palestinas y árabes, y encarnar la independencia del Estado de Palestina según las líneas del 4 de junio de 1967, con Jerusalén Este como su capital.

La Cumbre Árabe-Islámica también destacó la necesidad de que la comunidad internacional actúe de inmediato para lanzar un proceso de paz serio y real para imponer la paz sobre la base de una solución de dos Estados que cumpla con todos los derechos legítimos del pueblo palestino, especialmente su derecho. para encarnar su estado independiente y soberano según las líneas del 1967 de junio de XNUMX, con Jerusalén Este como su capital.

Destacó que el fracaso en encontrar una solución a la cuestión palestina durante más de 75 años, y el fracaso en abordar los crímenes de la ocupación colonial israelí y sus políticas sistemáticas para socavar la solución de dos Estados, es lo que condujo a un grave deterioro. de la situación..

La cumbre afirmó el rechazo de cualquier propuesta que establezca la separación de Gaza de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, y destacó que cualquier acercamiento futuro a Gaza debe realizarse en el contexto de trabajar en una solución integral que garantice la unidad de Gaza y Cisjordania como tierra del Estado palestino, que debe encarnarse en un Estado libre, independiente y soberano con Jerusalén Este como su capital.

La cumbre pidió la celebración de una conferencia de paz internacional, a través de la cual se lanzaría un proceso de paz creíble sobre la base del derecho internacional, las resoluciones de legitimidad internacional y el principio de territorio por paz, dentro de un plazo específico y con garantías internacionales que conducirían poner fin a la ocupación israelí de los territorios palestinos ocupados en 1967, incluida Jerusalén Oriental.

Destacó la necesidad de activar la red islámica de seguridad financiera para proporcionar contribuciones financieras y brindar apoyo financiero, económico y humanitario al gobierno del Estado de Palestina y a la UNRWA, y destacó la necesidad de movilizar a los socios internacionales para reconstruir Gaza y mitigar los efectos de la destrucción total de la agresión israelí tan pronto como cese..

El siguiente es el texto de la declaración final:

Nosotros, los líderes de los países y gobiernos de la Organización de Cooperación Islámica y la Liga de los Estados Árabes, hemos decidido fusionar las dos cumbres que tanto la Organización como la Liga habían decidido organizar, en respuesta a generosas invitaciones del Reino de Arabia Saudita (actual presidencia de las dos cumbres) y del Estado de Palestina, y como expresión de nuestra posición unificada de condena de la brutal agresión israelí contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y Cisjordania, incluido Al -Quds Al-Sharif, y en confirmación de que enfrentamos juntos esta agresión y la catástrofe humanitaria que causa, y trabajamos para detenerla y poner fin a todas las prácticas ilegales israelíes que perpetúan la ocupación y privan al pueblo palestino de sus derechos, especialmente su derecho. a la libertad y a un Estado independiente con soberanía sobre todo su territorio nacional. Expresando nuestro agradecimiento al Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, el Rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, Rey del Reino de Arabia Saudita, y a Su Alteza Real el Príncipe Heredero y Primer Ministro, el Príncipe Mohammed bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, por su generosa acogida, y afirmando todas las decisiones tanto de la organización como de la Liga sobre la cuestión palestina y todos los territorios árabes ocupados, y recordando todas las resoluciones de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales sobre la cuestión palestina, los crímenes de la ocupación israelí y el derecho de al pueblo palestino a la libertad y la independencia en todos sus territorios ocupados desde 1967, que constituyen una única unidad geográfica y no acogen con agrado la Resolución No. 10/2.25 de la Asamblea General de las Naciones Unidas-AES Que fue adoptado por la décima sesión de emergencia el 26 de noviembre del actual año 2023. No afirmamos la centralidad de la cuestión palestina y que apoyamos con todas nuestras energías y capacidades al hermano pueblo palestino en su legítima lucha y lucha por liberarse. todos sus territorios ocupados y cumplir todos sus derechos inalienables, especialmente su derecho a la libre determinación y a vivir en su Estado independiente y soberano según las líneas del 1967 de junio de XNUMX, con Al-Quds Al-Sharif como su capital, y afirmando que una paz justa, duradera y global, que constituye una opción estratégica, es la única manera de garantizar la seguridad y la estabilidad de todos los pueblos de la región y protegerlos de ciclos de violencia y guerras, no se logrará sin poner fin a la guerra israelí ocupación y resolver la cuestión palestina sobre la base de la solución de dos Estados.

Destacando la imposibilidad de lograr la paz regional pasando por alto la cuestión palestina o los intentos de ignorar los derechos del pueblo palestino, y que la Iniciativa de Paz Árabe apoyada por la Organización de Cooperación Islámica es una referencia esencial, y dado que Israel responsabiliza a la potencia ocupante de la continuación y el agravamiento del conflicto como resultado de su agresión contra los derechos del pueblo palestino, las santidades islámicas y cristianas y sus políticas y prácticas. Las medidas unilaterales sistemáticas e ilegales que perpetúan la ocupación, violan el derecho internacional e impiden la el logro de una paz justa y global. Destacando que Israel y todos los países de la región no disfrutarán de seguridad y paz a menos que los palestinos las disfruten y recuperen todos sus derechos robados, y que la continuación de la ocupación israelí es una amenaza para la seguridad y la estabilidad de la región y la seguridad y la paz internacionales. Condenamos todas las formas de odio y discriminación y todas las propuestas que perpetúan la cultura del odio y el extremismo. Advertimos de las desastrosas repercusiones de la agresión de represalia lanzada por Israel contra la Franja de Gaza, que constituye un crimen de guerra en masa, y de los crímenes bárbaros que también comete durante ella en Cisjordania y la Santa Jerusalén, y del peligro real de la la expansión de la guerra como resultado de la negativa de Israel a detener su agresión y la incapacidad del Consejo de Seguridad para hacer cumplir el derecho internacional.:

- Condenando la agresión israelí contra la Franja de Gaza, los crímenes de guerra y las masacres bárbaras, inhumanas y bárbaras cometidas por el gobierno de ocupación colonial durante la misma, y ​​exigiendo la necesidad de enfatizar la necesidad de detenerla de inmediato y contra el pueblo palestino en el Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén Oriental.

Rechazó calificar esta guerra de venganza como autodefensa o justificarla bajo ningún pretexto.

- Romper el asedio a Gaza e imponer la entrada inmediata a la Franja de Gaza de convoyes de ayuda humanitaria árabe, islámica e internacional, incluidos alimentos, medicinas y combustible, e invitar a organizaciones internacionales a participar en este proceso, destacando la necesidad de que estas organizaciones entren en Gaza. Strip, protegiendo a sus tripulaciones y permitiéndoles desempeñar plenamente su papel, y apoyando a la Agencia de las Naciones Unidas de Ayuda y Trabajo para los Refugiados de Palestina (UNRWA).

- Apoyar todas las medidas adoptadas por la República Árabe de Egipto para afrontar las consecuencias de la brutal agresión israelí contra Gaza y apoyar sus esfuerzos por llevar ayuda a la Franja de Gaza de manera inmediata, sostenible y adecuada.

- Exigir al Consejo de Seguridad que tome una decisión decisiva y vinculante que imponga un cese de la agresión y frene la autoridad de ocupación colonial que viola el derecho internacional, el derecho internacional humanitario y las resoluciones de legitimidad internacional, la última de las cuales es la Resolución No. 10/25.-AES El 26/10/2023, y considerar que no hacerlo es una complicidad que permite a Israel continuar con su brutal agresión que mata a personas inocentes, niños, ancianos y mujeres, y convierte a Gaza en ruinas.

- Exigir a todos los países que dejen de exportar armas y municiones a las autoridades de ocupación que son utilizadas por su ejército y colonos terroristas para matar al pueblo palestino y destruir sus hogares, hospitales, escuelas, mezquitas, iglesias y todas sus capacidades.

Exigir al Consejo de Seguridad que adopte una decisión inmediata condenando la bárbara destrucción de hospitales en la Franja de Gaza por parte de Israel, impidiendo la entrada de medicinas, alimentos y combustible en ella, y las autoridades de ocupación cortando la electricidad, el suministro de agua y los servicios básicos allí, incluidas las comunicaciones y Los servicios de Internet, como castigo colectivo que representa un crimen de guerra según el derecho internacional, y la necesidad de imponer La decisión exige que Israel, como potencia ocupante, respete las leyes internacionales y abolir inmediatamente estas medidas brutales e inhumanas, y hacer hincapié en la necesidad de levantar el bloqueo que Israel ha impuesto a la Franja de Gaza durante años.

- Solicitar al Fiscal de la Corte Penal Internacional que complete la investigación sobre los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos por Israel contra el pueblo palestino en todos los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén Oriental, y asignar las secretarías generales de la organización y de la Liga a dar seguimiento a la implementación de esto, y establecer dos unidades de monitoreo legal especializadas para documentar los crímenes cometidos por Israel en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre de 2023, y preparar argumentos legales sobre todas las violaciones del derecho internacional y del derecho internacional humanitario cometidas por Israel, potencia ocupante, contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y el resto de los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén Este, siempre que presente su informe al Consejo Universitario 15 días después de su constitución. A nivel de Ministros de Relaciones Exteriores y del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización, y posteriormente mensualmente.

- Apoyar las iniciativas legales y políticas del Estado de Palestina para responsabilizar a los funcionarios de las autoridades de ocupación israelíes por sus crímenes contra el pueblo palestino, incluido el proceso de opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia, y permitir que el comité de investigación establecido por la decisión del Consejo de Derechos Humanos de investigar estos crímenes y no obstaculizarlos.

- Asignar a las dos secretarías el establecimiento de dos unidades de seguimiento de los medios para documentar todos los crímenes de las autoridades de ocupación contra el pueblo palestino y las plataformas de medios digitales que los publican y exponen sus prácticas ilegales e inhumanas.

Designar a los ministros de Asuntos Exteriores del Reino de Arabia Saudita, en su calidad de presidencia de la 32ª Cumbre Árabe e Islámica, y de cada uno de Jordania, Egipto, Qatar, Turquía, Indonesia, Nigeria, Palestina y cualquier otro país interesado, y a iniciar una acción internacional inmediata en nombre de todos los estados miembros de la organización y de la Liga para formular una medida internacional para detener la guerra en Gaza, y presionar para el lanzamiento de un proceso político serio y real para lograr una paz duradera y completa de acuerdo con referencias internacionales homologadas.

- Pidiendo a los Estados miembros de la organización y a la Liga que ejerzan presión diplomática, política y jurídica y adopten medidas disuasorias para detener los crímenes de las autoridades de ocupación coloniales contra la humanidad.

- Denunciar los dobles estándares en la aplicación del derecho internacional, y advertir que esta dualidad socava gravemente la credibilidad de los Estados que protegen a Israel del derecho internacional y lo sitúa por encima de él, la credibilidad de la acción multilateral, expone la selectividad de la aplicación del sistema de valores humanos. , y enfatiza que las posiciones de los países árabes e islámicos se verán afectadas por dobles raseros que conducirán a una brecha entre civilizaciones y culturas.

- Condenando el desplazamiento de alrededor de un millón y medio de palestinos desde el norte de la Franja de Gaza hacia el sur, como crimen de guerra de conformidad con el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 y su Anexo de 1977, y pidiendo a los Estados partes en el convenio tomar una decisión colectiva condenándola y rechazándola, y pidiendo a todas las organizaciones de las Naciones Unidas que enfrenten el intento de establecer autoridades de ocupación coloniales. Esta realidad miserable e inhumana, y destacando la necesidad del regreso inmediato de estas personas desplazadas a sus hogares y zonas .

- Rechazo total y absoluto y respuesta colectiva a cualquier intento de traslado forzoso, desplazamiento forzado, exilio o deportación individual o colectiva del pueblo palestino, ya sea dentro de la Franja de Gaza o Cisjordania, incluida Jerusalén, o fuera de su territorio hacia cualquier otro destino. lo que sea, considerando esto una línea roja y un crimen de guerra.

Condenar las matanzas y los ataques contra civiles es una posición de principios basada en nuestros valores humanitarios y coherente con el derecho internacional y el derecho internacional humanitario, y destacando la necesidad de que la comunidad internacional adopte medidas inmediatas y rápidas para detener las matanzas y los ataques contra palestinos. civiles, de una manera que confirme que no existe absolutamente ninguna diferencia entre vida y vida, ni discriminación por motivos de nacionalidad, raza o religión.

Haciendo hincapié en la necesidad de liberar a todos los prisioneros, detenidos y civiles, condenando los crímenes abominables cometidos por las autoridades de ocupación colonial contra miles de prisioneros palestinos, y pidiendo a todos los países y organizaciones internacionales interesados ​​que ejerzan presión para detener estos crímenes y procesar a sus perpetradores.

- Detener los asesinatos cometidos por las fuerzas de ocupación, el terrorismo de los colonos y sus crímenes en las aldeas, ciudades y campamentos palestinos en la Cisjordania ocupada, y todos los ataques a la bendita Mezquita de Al-Aqsa y a todos los lugares sagrados islámicos y cristianos.

- Destacando la necesidad de que Israel cumpla sus obligaciones como potencia ocupante y ponga fin a todas las medidas israelíes ilegales que perpetúan la ocupación, especialmente la construcción y expansión de asentamientos, la confiscación de tierras y el desplazamiento de palestinos de sus hogares.

Condenando las operaciones militares lanzadas por las fuerzas de ocupación contra ciudades y campamentos palestinos, condenando el terrorismo de los colonos y pidiendo a la comunidad internacional que incluya a sus asociaciones y organizaciones en las listas internacionales de terrorismo, para que el pueblo palestino pueda disfrutar de todos los derechos que disfruta el resto de los pueblos del mundo, incluidos los derechos humanos, el derecho a la seguridad, la autodeterminación y la encarnación de la independencia. Su Estado está en su tierra y se le proporciona un mecanismo de protección internacional.

Condenando los ataques israelíes contra los lugares sagrados islámicos y cristianos de Jerusalén y las medidas ilegales de Israel que violan la libertad de culto, y destacando la necesidad de respetar el estatus legal e histórico existente en los lugares sagrados, y que la Mezquita Bendita Al-Aqsa y La Santa Mezquita de Jerusalén, con su superficie total de 144 metros cuadrados, es un puro lugar de culto para los musulmanes, sólo que el Departamento Jordano de Dotaciones de Jerusalén y Asuntos de la Bendita Mezquita de Al-Aqsa es el exclusivo responsable legal. autoridad con jurisdicción para administrar la Mezquita Bendita Al-Aqsa, mantenerla y regular el acceso a ella, en el marco de la custodia histórica hachemita de los lugares sagrados islámicos y cristianos en Jerusalén, y para apoyar el papel de la presidencia de Jerusalén. Comité y sus esfuerzos para enfrentar las prácticas de las autoridades de ocupación en la Ciudad Santa.

Condenando los actos y declaraciones de odio extremista y racista de los ministros del gobierno de ocupación israelí, incluida la amenaza de uno de estos ministros de utilizar armas nucleares contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza, y considerándolos una grave amenaza a la paz y la seguridad internacionales , lo que exige apoyar la conferencia para establecer una zona libre de armas nucleares y de todas las armas de destrucción masiva, la otra conferencia en Oriente Medio celebrada en el marco de Naciones Unidas y sus objetivos para afrontar esta amenaza.

Condenando el asesinato de periodistas, niños y mujeres, dirigido a paramédicos, y el uso de fósforo blanco prohibido internacionalmente en los ataques israelíes contra la Franja de Gaza y el Líbano, condenando las repetidas declaraciones y amenazas israelíes de devolver al Líbano a la Edad de Piedra, la necesidad de impedir la expansión del conflicto y pedir a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas que investigue el uso de armas químicas por parte de Israel.

- Destacando que la Organización de Liberación de Palestina es el único representante legítimo del pueblo palestino y pidiendo a las facciones y fuerzas palestinas que se unan bajo su paraguas y que todos asuman sus responsabilidades a la luz de una asociación nacional encabezada por la Organización de Liberación de Palestina. .

- Reafirmar la adhesión a la paz como opción estratégica para poner fin a la ocupación israelí y resolver el conflicto árabe-israelí de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones internacionales pertinentes sobre legitimidad, incluidas las Resoluciones del Consejo de Seguridad 42 (1967), 338 (1973), 497 (1981). ), 2003 (1515) y 2334 (2016). ), y enfatizando la adhesión a la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 con todos sus elementos y prioridades, ya que es la posición árabe unificada y consensuada y la base de cualquier esfuerzo para reactivar la paz en Oriente Medio, y que la condición previa para la paz con Israel y el establecimiento de relaciones normales con Israel es poner fin a su ocupación de todos los territorios palestinos y árabes y encarnar la independencia del Estado. Una Palestina independiente con plena soberanía según las líneas de junio 4 de diciembre de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital, y la restauración de los derechos inalienables del pueblo palestino, incluido su derecho a la autodeterminación y el derecho al retorno y a la compensación de los refugiados. Los palestinos y resolver su cuestión con justicia de conformidad con la Resolución No. 194 de 1948 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

- Destacando la necesidad de que la comunidad internacional actúe de inmediato para lanzar un proceso de paz serio y real para imponer la paz sobre la base de una solución de dos Estados que cumpla con todos los derechos legítimos del pueblo palestino, especialmente su derecho a encarnar su independencia y Estado soberano según las líneas del 1967 de junio de XNUMX, con Jerusalén Este como su capital, para que puedan vivir en seguridad y paz junto a Israel, de conformidad con las resoluciones internacionales de legitimidad y la Iniciativa de Paz Árabe con todos sus elementos.

- Destacando el fracaso en encontrar una solución a la cuestión palestina durante más de 75 años, y el fracaso en abordar los crímenes de la ocupación colonial israelí y sus políticas sistemáticas para socavar la solución de dos Estados mediante la construcción y expansión de asentamientos coloniales, así como como el apoyo incondicional de algunas partes a la ocupación israelí y su protección de la rendición de cuentas, y la negativa a escuchar. Las continuas advertencias sobre el peligro de ignorar estos crímenes y sus peligrosos efectos sobre el futuro de la paz y la seguridad internacionales son las que llevaron a un grave deterioro de la situación.

- Rechazando cualquier propuesta que dedique la separación de Gaza de Cisjordania, incluida Jerusalén Este, y enfatizando que cualquier enfoque futuro hacia Gaza debe estar en el contexto de trabajar en una solución integral que garantice la unidad de Gaza y Cisjordania como territorio del Estado palestino, que debe encarnarse en un Estado libre, independiente y soberano con Jerusalén Oriental como capital (líneas del 1967 de junio de XNUMX).

- Pidiendo la convocación lo antes posible de una conferencia de paz internacional, mediante la cual se lanzará un proceso de paz creíble sobre la base del derecho internacional, las resoluciones internacionales de legitimidad y el principio de territorio por paz, dentro de un plazo específico y con garantías internacionales que conduzcan al fin de la ocupación israelí de los territorios palestinos ocupados en 1967, incluidos Jerusalén Oriental, el Golán sirio ocupado, las granjas de Shebaa, las colinas de Kafr Shuba y las afueras de la ciudad libanesa de al-Mari, y implementar la solución de dos Estados.

Activar la red de seguridad financiera islámica de conformidad con la decisión del decimocuarto período de sesiones de la Conferencia Cumbre Islámica de proporcionar contribuciones financieras y apoyo financiero, económico y humanitario al gobierno del Estado de Palestina y la UNRWA, y enfatizar la necesidad de Movilizar a los socios internacionales para reconstruir Gaza y mitigar los efectos de la destrucción integral de la agresión israelí tan pronto como cese.

Asignar al Secretario General de la Liga de Estados Árabes y al Secretario General de la Organización de Cooperación Islámica la tarea de dar seguimiento a la implementación de la resolución y presentar un informe al respecto en la próxima sesión de sus consejos.

(se acabó)

Noticias relacionadas

Ir al botón superior